La música trasciende las diferencias culturales

La música, va más allá de saber cuánto ganan los artistas, en todas las culturas se disfruta de música en todas sus expresiones.

La música sirve para bailar,  para disfrutar, soltar emociones, acompañar el baile, tranquilizar a un bebé y expresar  amor. Después de un arduo trabajo de investigación realizado por varios expertos en «Current Biology» que reza que las canciones comparten entre sí muchas similitudes y a su vez activan diferentes zonas del cerebro. 

El resultado es que personas que personas de 60 países distintos pueden escuchar la misma canción y hacer los mismos gestos, así sea una muestra de solo 14 segundos. Esos hallazgos son realmente consistentes y estimulan el vínculo  que existen entre la función de la música y la cultura

A pesar de que existe una gran diversidad musical la influencia que viene de la cultura, cada persona tiene la capacidad de distinguir, entre un género u otro.

La psicología compartida produce diferentes tipos de patrones fundamentales, la condición es el ritmo de la música, que se mete en diferentes culturas y a la par comienza a ser parte de la cultura colectiva. 

No importa las diferencias culturales, la música es un potencial puente entre los pueblos. Esto es gracias a las respuestas emocionales y conductuales a los estímulos de tipo estéticos que son parecidos y se unifican para hacer que el ritmo una a los pueblos.

En el reino animal hay varios enlaces que unen la función y la vocalización. Por ejemplo cuando un león ruge o un águila chilla, suena hostil para los humanos, pero para los animales es una forma de comunicación.  

Existen varias hipótesis que rezan que la música está compuesta en un 69% por un componente meramente cultural, lo demás se representa por otros factores. Hay quienes están en contra, ya que esto cuestiona la relación forma- función de la música. 

Facilidad para identificar la función de una canción:

En un estudio se le pidió a 759 usuarios de internet, en 60 países que escucharan extractos breves de algunas canciones solo 14 segundos. Las canciones eran seleccionadas de forma aleatoria, provenían de 86 culturas distintas. Cada una de las sociedades a pequeña escala fueron representadas, incluyendo a los cazadores-recolectores, los agricultores y los pastores.

Esas canciones abarcaban una gran cantidad de áreas geográficas especialmente diseñadas para reflejar una amplia variedad de culturas humanas

El resultado fue que todas la culturas disfrutaban la música y el canto, sin importar de dónde era y en algunos casos los sujetos podían adivinar de dónde provenían el género que estaban escuchando. El resultado fue que la música no tiene límites y es abiertamente cultural.
La música es realmente rica y no tiene porqué esquematizarse. Una buena melodía es en sí la mejor forma de comunicarse son lo externo, son otras culturas, es cómo un idioma universal, como el inglés. Es una forma rápida de comer que es lo que hay detrás de una etnia o población. Así que si quieres conocer una nueva civilización comienza por su música.