La artesanía al ritmo del tiempo

Siendo parte fundamental de cada una de las culturas que conforman cada sociedad, la artesanía experimenta cada día una constante evolución y modificaciones en su contexto. De acuerdo a esta premisa es posible que nos preguntemos de qué manera se reinventa y se logra interpretar de nuevo el proceso artesano por parte de las industrias culturales.

La artesanía como una industria cultural

Primero debemos tomar en consideración que el sector artesanal abarca el diseño y comercialización de un producto folclórico, del que quizás podrían surgir dos vertientes enfocadas hacia el arte y la artesanía, con lo cual se deben recalcar sus diferencias, como en el caso de divorcio o separación.

Para realizar una diferenciación en cuanto a los dos términos anteriores, es necesario analizar los procesos de transformación por los que transita el producto artesanal a través de las industrias culturales, de esta manera se determina el proceso de intervención, es decir, su diseño y comercialización que se llevan a cabo con la artesanía popular, y de la misma forma conocer la relación existente entre los usuarios, comerciantes y artesanos.

Lo importante de esta empresa, es que la propuesta de su simbolismo prevalezca más allá de su comercialización a grandes rasgos, sin que la esencia se pierda al explorar algún imaginario social.

¿Qué dicen las investigaciones?

Las investigaciones para este tema se han realizado de diversas maneras y una de ellas es desde el punto de vista investigativo, buscando documentación en las diversas maneras en la que los artesanos se expresan y dan vida a sus productos y con ello conceptualizar los diversos términos que involucran la industria cultural.

La manera directa de recaudar información  veraz es realizando estudios donde la observación de las actividades directamente de manos del artesano, son las que nos van a brindar el conocimiento justo y exacto con lo que se realiza un análisis exhaustivo de la artesanía como expresión cultural.

Artesanía y comercio

La relación entre las dos se hace bastante notable y esto se debe a que el sector artesano se encuentra directamente relacionado con el mundo de los valores culturales, por lo cual está regido por las leyes del mercado y por ende, su supervivencia  depende de la capacidad que éste tenga para organizarse de la mejor manera para su producción adecuada como una empresa, tomando en cuenta su producción, los canales de comercialización y las ventas.

Artesanía y su mercado actual

Los clientes en la actualidad se han vuelto más minuciosos en los detalles con respecto a la producción artesanal, por lo que la intervención de profesionales se ha hecho presente en cada uno de los pasos de la producción, situación que ha causado una real influencia y modificaciones en el diseño y producto artesanal, afortunadamente que no ha causado alteración en los componentes culturales ni en su manera de interpretarlo.

Pero dicho auge nos apertura a una serie de interrogantes acerca del futuro de la industria artesanal y una de ellas se encuentra enfocada a que dicha comercialización puede estar alejando a la artesanía del producto tradicional, lo cual es exactamente lo que la ha acercado al reconocimiento por parte de la sociedad.

El detalle surge cuando los artesanos, al menos en latinoamericana, toman la artesanía como un trabajo complementario compartido con otra actividad que sí es remunerada de manera constante por lo que dicha actividad se encuentra infravalorada.